El empresario paseño Woody Hunt, junto con Paul Foster (a su izquierda) hablan con la prensa luego de quien el cabildo voto a favor de construir un estadio
El empresario paseño Woody Hunt, junto con Paul Foster (a su izquierda) hablan con la prensa luego de quien el cabildo voto a favor de construir un estadio para albergar a un equipo Triple A de beisbol en la ciudad. A la izquierda esta el hijo de Hunt, Joshua Hunt y a la derecha, la esposa de Foster, Alejandra De La Vega-Foster. (Rudy Gutierrez/El Paso Times)
EL PASO - Un equipo de béisbol Triple-A en El Paso se encuentra cada vez más cerca de convertirse en realidad después de que el Cabildo de la Ciudad se comprometió el martes a construir un estadio de 50 millones de dólares en el centro de la ciudad en caso de que la adquisición del mencionado equipo sea segura.

"No hay garantía de que obtengamos la aprobación, sin embargo es un paso positivo y necesario para asegurar un equipo", indicó Paul Foster, presidente ejecutivo de Western Refining y principal inversionista del recién formado Grupo Deportivo MountainStar.

El compromiso de construir un estadio era necesario con el fin de que MountainStar continuara con las negociaciones para adquirir un equipo y traerlo hacia El Paso. Foster señaló que este grupo se reunirá el viernes en Dallas con autoridades de Pacific Coast League, sin embargo añadió que no espera una decisión inmediata. Si el acuerdo se efectúa, los electores tendrán que decidir cómo financiar el estadio.

El Cabildo de la Ciiudad aprobó una resolución para utilizar los impuestos generados de la industria hotelera si los electores aprueban el incremento de éstos durante las elecciones de noviembre.

Sin embargo, si los electores rechazan este aumento, la ciudad tendrá que encontrar medidas alternas para financiar el estadio incluyendo los ingresos de fondos generales.

Advertisement

"En última instancia, los fondos provendrán del dinero de los contribuyentes si los impuestos hoteleros no son aprobados", indicó el subadministrador de la ciudad Bill Studer. "Es un tecnicismo pero aproximadamente el 30 por ciento de los fondos generales provienen de los impuestos sobre la propiedad". Studer agregó que aunque los impuestos de la propiedad no pueden utilizarse para financiar el estadio, podrían utilizarse otras fuentes de ingresos que forman parte de los fondos generales, incluyendo los impuestos sobre las ventas, cuotas de franquicias y otras que la ciudad recolecta.

Los impuestos sobre la propiedad podrán utilizarse para pagar otras operaciones de la ciudad y cubrir el déficit, según Studer. En la propuesta que se le presentará a los electores, los impuestos hoteleros aumentarán del 15.5 al 17.5 por ciento, o sea aproximadamente 1.40 dólares por noche.

Autoridades municipales estiman que esta medida podría generar cerca de 35 millones de dólares durante los próximos 25 años. Aproximadamente 40 personas tomaron la palabra durante la reunión del martes, incluyendo algunas quienes dijeron apoyar la inversión para impulsar el desarrollo económico en el centro de El Paso y fanáticos del béisbol quienes se manifestaron listos para adquirir boletos para la temporada.

La mayoría de los oradores quienes se pronunciaron en contra del nuevo estadio señalaron estar preocupados por el futuro del Estadio Cohen y del equipo de los Diablos. También hubo quienes se oponen a que la ciudad gaste millones de dólares en la demolición del City Hall y el traslado de 650 empleados a otro edificio en el centro de El paso.

El posible contrato entre la ciudad y MountainStar Group incluye una cláusula de no-competencia que estipula que ésta no extenderá su acuerdo con el actual arrendatario del Estadio Cohen, el equipo de los Diablos. Éste le pertenece en parte a Ysleta Del Sur Pueblo mejor conocido como la tribu Tigua.

El contrato expira en el 2016. Foster señaló que la cláusula es necesaria para asegurar al equipo Triple-A y el no contar con ella podría significar el fin de la negociación. Un grupo de hoteleros también se manifestaron en contra del aumento del impuesto en este ramo con el fin de financiar el estadio señalando que sería el más alto en Texas lo que podría alejar a futuros huéspedes.

Al final, los regidores Carl Robinson y Eddie Holguin votaron en contra del nuevo estadio, sin embargo el resto de los regidores lo aprobaron. El alcalde John Cook se encontraba fuera de la ciudad. Holguin indicó creer que la ciudad no sólo construirá un estadio sino que bajo este acuerdo obsequiará concesiones, ingresos por estacionamientos y otros fondos que la ciudad podría generar.

Integrantes de MountainStar Sports no le han dado nombre al equipo que desean adquirir, sin embargo algunas fuentes señalan que podría ser la franquicia de Tucson la cual se encuentra en venta. Los Padres de Tucson son el equipo de ligas menores de los Padres de San Diego.

El Cabildo autorizó a la administradora de la ciudad a firmar un borrador del acuerdo entre la ciudad y MountainStar Sports Group LLC para la edificación del estadio. El contrato final tendrá que ser aprobado posteriormente por el Cabildo. Bajo esta propuesta, el estadio con capacidad entre siete mil y nueve mil butacas sería construido en el lugar donde actualmente se localiza el City Hall y sería inaugurado para la temporada de béisbol del 2014.

La ciudad y MountainStar Sports tendrían que desarrollar un plan de tráfico y estacionamiento bajo el cual ambas partes compartirían las ganancias. La resolución para el proyecto del estadio y su posible financiamiento necesitarán ser presentados ante el contralor del estado para su aprobación.

La propuesta para que el proyecto se incluya en las boletas electorales de noviembre junto a un bono de calidad de vida por 468 millones de dólares sería presentada en agosto y examinada por el Departamento de Justicia lo que representa un procedimiento de rutina.

El estadio se incluyó originalmente en la lista de proyectos del bono y estaba supeditado a la adquisición de un equipo nuevo, sin emabargo éste se eliminó después de que autoridades de la ciudad consultaron con la División Financiera de la Oficina del Procurador General si las instalaciones deportivas podrían ser incluidas en el referéndum del bono.

Cindy Ramirez puede ser contactada en cramirez@elpasotimes.com