Ciudad Juárez.-El traslado de 25 peligrosos reos, vinculados al grupo criminal Los Zetas al Cefereso número 9 de Ciudad Juárez el pasado fin de semana, fue considerado aquí como una medida que no sólo pone en riesgo la seguridad del centro penitenciario sino de toda la ciudad, por los antecedentes de sangrientos motines por el control del poder.

El abogado penalista, Salvador Urbina Quiroz, manifestó ayer que definitivamente el traslado es una acción que está dentro de las facultades del órgano penitenciario federal, sin embargo no se toma en cuenta que de aquí salieron los más peligrosos reos a otras partes de la república para evitar que siguieran sus cotos de poder.

Asimismo a través de las redes sociales, diversos ciudadanos mostraron su inconformidad en contra de las autoridades federales por traer de Apodaca y Cadereyta, Nuevo León a Juárez a presidiarios muy peligrosos, con la posibilidad que desde aquí sigan planeando sus actividades delictivas.

Esto no puede ser posible. O sea que aparte de mantener a Los Aztecas, ahora también tenemos que aguantar que nos traigan a los líderes de los Zetas , opinó en su cuenta uno de los cibernautas.

Otro más escribió: Apenas estábamos un poco más tranquilos porque se habían llevado a los principales lacras que controlaban el Cefereso y luego resulta que nos traen más. ¿Pues de qué se trata? .

El abogado Salvador Urbina manifestó ayer que la administración de los Ceresos federales, tiene la facultad de hacer el cambio de internos a cualquier parte del país cuando así lo considere conveniente.

Sin embargo el hecho de traerlos a Juárez que sigue siendo de las ciudades más violentas, pues nuevamente viene a encender los focos rojos en las autoridades y la preocupación de los ciudadanos, destacó.

De acuerdo a la información difundida desde el pasado fin de semana las Fuerzas Federales de Apoyo, trasladaron a Ciudad Juárez a 11 de los 12 reos recapturados tras la fuga de 37 presos y la matanza de 44 internos del penal de Apodaca, Nuevo León el pasado 19 de febrero.

En total son 25 reclusos del Cártel de los Zetas, los que fueron enviados a esta frontera desde el pasado jueves de los cuales 12 son del Cereso de Apodaca y 13 del penal de Cadereyta, Nuevo León.

Entre los reos transferidos se encuentran Horacio Silva Garza alias El Vampi, considerado uno de los líderes del grupo criminal Los Zetas en el Cereso de Apodaca a quien se le atribuye haber planeado la fuga.

Asimismo se mencionan los nombres de Rubén Méndez Gastélum alias El Tabaco y Rogelio Chacha Quintanilla; Jaime Cabrera Escalante alias el comandante Kakino, considerado como líder de una banda de secuestradores, también vinculado a los Zetas.