(Archivo El Paso Times)
EL PASO - La continua sequía, menos cantidad disponible de agua proveniente del río, reservas cada vez más escasas y los cálidos meses del verano han provocado que las autoridades de la compañía El Paso Water Utilities exhorten al público a que voluntariamente reduzcan sus días de riego.

“Tenemos que estar concientes de que aún si esto no estuviera ocurriendo esto es actuar con responsabilidad”, señaló la vocera Christina Montoya. Como parte de su nueva campaña bilingüe “Less is the New More”, la compañía de agua recuerda a los consumidores que pueden regar sus jardines tres veces por semana durante los días asignados.

Ahora EPWU le está pidiendo a los residentes que sólo rieguen dos veces a la semana. Aunque esta disposición no es obligatoria, al hacerlo estarán contribuyendo al ahorro del preciado líquido y por consiguiente evitarán futuras restricciones, como lo indicó Montoya.

Según el horario de riego existente desde hace 20 años, las casas cuyo domicilio incluya un número par pueden regar sus jardines los martes, jueves y sábados. Mientras que las que cuentan con un número impar lo pueden hacer los miércoles, viernes y domingos.

Esta actividad sólo puede efectuarse antes de las 10 a.m. y después de las 6 p.m.

Advertisement

a partir de hoy y hasta el 30 de septiembre. Aproximadamente un tercio del agua que se consume en la ciudad es utilizada al aire libre.

“La gente algunas veces riega demasiado o tiene plantas que necesitan una gran cantidad de agua”, agregó Montoya. El regar con demasiada frecuencia ocasiona que el pasto desarrolle raíces poco profundas lo que lo hace menos tolerante a la sequía.

Las autoridades también sugieren que las personas no rieguen durante los días con viento ya que el agua se evapora y no es absorbida debidamente por el pasto o las plantas.

Asimismo recomiendan utilizar en las mangueras una boquilla que se apague automáticamente. La compañía de agua también pide a los residentes quienes utilizan enfriadores por evaporación instalar termostatos en sus hogares para asegurarse que éstos funcionen únicamente cuando verdaderamente se necesite así como revisar y arreglar grifos, válvulas y sanitarios que goteen.

Por decreto de la ciudad, los residentes deben utilizar una escoba y no una manguera para limpiar las banquetas o cocheras y únicamente pueden lavar los carros utilizando una manguera cuya boquilla se apague automáticamente. Aproximadamente la mitad del suministro de agua proviene del Río Bravo, sin embargo durante este año las autoridades esperan que éste proporcione casi 60 por ciento menos agua de lo normal.

Además, las presas de Nuevo Mexico, las cuales almacenan el agua que El Paso consume durante el verano, se encuentran a menos del 20 por ciento de su capacidad. Esta situación aunada con los calurosos meses del verano y la sequía predominante en todo el estado ocasionan que ahora más que nunca sea necesario conservar el agua, según indicaron las autoridades.

A pesar de su preocupación, funcionarios de EPWU señalaron que no esperan que los residentes sufran escasez de agua ya que la compañía cuenta con pozos de agua y una planta desalinizadora. “Sin duda podemos satisfacer la demanda. Sin embargo tenemos que ser responsables y no utilizar demasiada agua para que no tengamos que enfrentar una sequía o alguna situación de emergencia en el futuro”, indicó Montoya.

Cindy Ramirez puede ser contactada en cramirez@elpasotimes.com