En esta fotografía de archivo estudiantes de UTEP posan afuera del edificio de Artes Liberales de la universidad.
En esta fotografía de archivo estudiantes de UTEP posan afuera del edificio de Artes Liberales de la universidad. (Mark Lambie/El Paso Times)
WASHINGTON (AP) Ignorando una amenaza de veto y superando el rechazo de los conservadores en su propio partido, los legisladores republicanos aprobaron el viernes un proyecto de ley en la Cámara de Representantes para impedir que las tasas de interés de los préstamos federales estudiantiles se dupliquen este verano.

Los legisladores aprobaron por 215-195 el proyecto que se ha convertido en una batalla en un año electoral entre los dos grandes partidos para ayudar a las familias en una economía deprimida. La medida también suscitó un debate sobre la salud de la mujer.

La Casa Blanca y la mayoría de los demócratas se opuso al proyecto con un costo de 5.900 millones de dólares debido al mecanismo con que los republicanos quieren cubrir los gastos: eliminando un fondo para la atención preventiva de la salud en la ley de salud del presidente Barack Obama. Los demócratas dicen que el programa beneficia mayormente a las mujeres.

"Esta es una propuesta de motivación política y no la respuesta seria que merece el problema que enfrentan los estudiantes universitarios", escribió la Casa Blanca en un mensaje de veto poco antes de la votación en la cámara baja.

Los demócratas acusaron a los republicanos de tratar de impedir que suban las tasas de los préstamos estudiantiles solamente debido a las presiones políticas de Obama.


Advertisement

La medida de la Cámara de Representantes está destinada a morir en el Senado, donde los demócratas en mayoría han redactado una versión del proyecto financiada mediante el alza de los impuestos a los propietarios acaudalados de algunas compañías de propiedad privada, a lo que se oponen los senadores republicanos.

Los legisladores republicanos fueron presionados por grupos conservadores como el Club para el Crecimiento que se oponen al proyecto aduciendo que el gobierno no debería subsidiar los préstamos estudiantiles. Al final, 202 republicanos votaron a favor y 30 en contra.

Entre los demócratas, 165 votaron contra el proyecto y 13 votaron a favor.