Víctor Caballero, derecha, y su esposa, Carmen Caballero, recordaron a su hija, Yanira Caballero, de 32 años. Yanira fue encontrada asesinada, dentro de un
Víctor Caballero, derecha, y su esposa, Carmen Caballero, recordaron a su hija, Yanira Caballero, de 32 años. Yanira fue encontrada asesinada, dentro de un armario, en El Paso. (Foto: Rudy Gutiérrez/El Paso Times)
EL PASO - Durante tres días, la familia de Yanira Caballero, de 32 años, no supo de su paradero, hasta el lunes, cuando se enteraron de su asesinato.

El cadáver de la madre de familia fue localizado colgado dentro del armario de su casa del Noreste, en El Paso.

Los parientes de la víctima sospechan del hombre en quien su hija más confiaba.

El marido, Antonio Brown, fue capturado mientras manejaba por la Interestatal 10 en el oeste de Las Cruces.

Lo arrestaron una hora después del hallazgo del cuerpo, a las 9:23 p.m., en el domicilio de la pareja, 5600 Threadgill, informaron las autoridades.

El padre de Yanira, Víctor Caballero, dijo haber hablado por última vez con su hija apenas el pasado viernes.

Cuando charlaban por teléfono, la víctima prometió visitarlo a él y a su madre, Carmen Caballero, en cuando saliera de su trabajo, para hablar sobre Brown.

Los suegros del hombre lo acusaron de robarles sus tarjetas de crédito y gastar con esos documentos crediticios, explicó Caballero.

Brown es sospechoso igualmente se apoderarse de una televisión para empeñar el aparato y quedarse con el dinero.

Yanira prometió a sus progenitores restituirles los 200 dólares, concepto de la deuda de su esposo, pero nunca llegó a la casa paterna, ubicada en el sector Central, y ni siquiera fue a la carne asada organizada por sus padres.

"Le dije: 'mija, ten cuidado'," relató Caballero, con los ojos llenos de lágrimas y el rostro enrojecido por la ira.


Advertisement

"Sentí que algo andaba mal. Apenas puedo creer que la haya asesinado".

La madre de la víctima relató que, al no saber de ella durante varios días, fueron hasta su casa el lunes, a ver cómo estaba.

Notaron que los perros no habían comido y ni siquiera tenían agua para tomar, así que entraron a la vivienda con la colaboración del casero.

Un amigo de la familia encontró a la mujer, dentro del armario.

Su boca y nariz estaban tapadas con cinta adhesiva gris y estaba maniatada.

Según comunicaron los investigadores a la familia, la mujer murió asfixiada.

A la víctima le sobrevive su hija de 16 años, Alexis Renée Frausto.

Otro amigo, Edgar González, relató haberse criado prácticamente junto con Yanira, a quien veía como hermana pese a no ser parientes.

"No hay palabras para describir su muerte", expresó el hombre, entre sollozos. "No puedo creerlo, no. Se fue y jamás volverá".

Adriana M. Chávez puede ser localizada en achavez@elpasotimes.com; 546-6117.

Traducción: Marisela Ortega Lozano, mortega@elpasotimes.com; 542-6077.