EL PASO.- Una nueva acusación contra el supuesto lugarteniente del cartel de Sinaloa, José Antonio Torres Marrufo, le imputa 15 cargos de secuestro, tortura y asesinato, además de posesión y distribución de drogas, así como lavado de dinero y posesión de armas.

La nueva acusación contra Marrufo, de 33 años, también conocido como "El Marrufo", "El Jaguar", "Tonin" y "El Catorce", reemplaza a una presentada antes en la corte federal.

Torres Marrufo enfrenta cargos vinculados al narcotráfico, asesinato, extorsión, lavado de dinero y el secuestro. Los documentos judiciales muestran los cargos de homicidio con una pena máxima de cadena perpetua o muerte, mientras que varios de los cargos relacionados con drogas conllevan penas de prisión de por vida.

Torres Marrufo fue arrestado en febrero en León, Guanajuato, y todavía tiene que ser extraditado a los Estados Unidos.

Según la acusación, Torres Marrufo supervisaba las actividades represivas del cártel de Sinaloa desde finales de 2007 o principios de 2008, pero para el otoño de este ultimo año, los líderes del cartel ampliaron sus funciones para incluir la supervisión de todas las actividades del narcotráfico en la región de Juárez.

También ha dirigido a los miembros de Gente Nueva, una organización que según las autoridades mexicanas el ayudó a fundar. Asimismo ha dirigido a la pandilla Artistas Asesinos, también conocida como los "Doble A" y a los Mexicles, otra pandilla de Juárez.

Marrufo supuestamente dirigió a ambos grupos para que reunieran información sobre las organizaciones de narcotraficantes rivales, incluido el cártel de Juárez y su brazo armado, La Línea. Según la acusación, Marrufo también planeaba las ejecuciones de aquellos a los que se consideraba desleales hacia el cártel de Sinaloa y a los competidores del mismo.

Los fiscales federales alegan que en septiembre de 2009, Marrufo ordenó el secuestro y asesinato de Sergio Saucedo, un hombre de Horizon, identificado como SS en la acusación. Supuestamente la orden se dio porque Saucedo perdió unas 670 libras de marihuana que pertenecían al cartel durante un decomiso realizado por agentes en Sierra Blanca.

Saucedo fue secuestrado y supuestamente llevado a Juárez, donde Marrufo le interrogó, y luego ordenó su asesinato, indican los fiscales estadounidenses.

El 8 de septiembre de 2009, el cuerpo golpeado y mutilado de Saucedo fue encontrado en una calle de Juárez. Sus manos habían sido cortadas por encima de las muñecas y en el pecho le colocaron una advertencia que decía (esto sirve) como advertencia a aquellos que intenten robar al cártel", señala la acusación.

El año pasado, Rafael Vega y César Obregón Reyes fueron declarados culpables del asesinato de Saucedo y condenados a cadena perpetua en una corte federal. Ambos han mantenido su inocencia.

Un tercer hombre, Omar Obregón Ortiz, se declaró culpable de cargos federales de conspiración y fue condenado a 100 meses de prisión.

Los documentos de la corte acusan también a Marrufo de ordenar el secuestro y posterior asesinato de tres hombres de Nuevo México -los hermanos Rafael y Jaime Morales Valencia y su tío, Guadalupe Morales Arreola en mayo de 2010 afuera de la boda de Rafael Valencia, en Juárez.

Un cuarto hombre, Alonso Corral Sotel, fue asesinado durante el secuestro.

La acusación afirma que los asesinatos fueron ordenados "por una obligación con el Cártel".

Documentos judiciales indican que Gonzalo Delgado Chávez, descrito como un "amigo de la familia" de Rafael Valencia, recibió supuestamente 1,000 dólares como pago por identificar a los miembros de la familia Morales a un grupo de sicarios.

"Después de que el individuo identificó al novio, los tres fueron torturados y asesinados por instrucciones de Torres Marrufo. Sus cuerpos fueron encontrados por la policía de Juárez unos días más tarde en la caja de una camioneta abandonada", señala la acusación.

Las autoridades mexicanas han dicho que Marrufo es el presunto autor intelectual de la masacre sangrienta en un centro de rehabilitación de drogas, la Casa Aliviane, el 2 de septiembre de 2009. Diecisiete personas murieron durante el tiroteo, que se convirtió en noticia internacional debido a que las víctimas fueron puestas en fila y fusilados.

Marrufo también podría ser responsible de coordinar los envíos de cocaína colombiana y marihuana mexicana a través de los puentes internacionales que conectan Ciudad Juárez y El Paso, y a través de kilómetros de desierto abierto en el Valle de Juárez.

También está acusado de transportar y transferir grandes cantidades de dinero desde los Estados Unidos hacia México, y de poseer armas de fuego "para apoyar el tráfico de drogas".

En la acusación anterior, los fiscales detallaron cómo Marrufo supuestamente estuvo involucrado en el contrabando a México de más de 60 rifles de alto poder, incluyendo un rifle de calibre .50. Según el diario Los Angeles Times, algunas de las armas de fuego incautadas en El Paso y Juárez y al parecer vinculadas a Marrufo estaban relacionados con el controvertido programa Rápido y Furioso implementado por la oficina estadunidense de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

El diario angelino también informó que durante la incursión de Juárez, la policía encontró la entrada a un cuarto secreto detrás de una pared de espejos en el gimnasio del sótano de la casa. En la habitación se encontró una ametralladora antiaérea, un fusil de francotirador y un lanzagranadas.

Adriana M. Chávez puede ser contactada en achavez@elpasotimes.com; 546-6117.