BROWNSVILLE, Texas, EE.UU. (AP) Un sobrino del ex jefe de la organización de narcotraficantes mexicanos del Cártel del Golfo se declaró culpable el lunes en Texas de asociación ilícita para poseer y distribuir cocaína y marihuana.

A cambio de su admisión ante un tribunal federal en Brownsville, la fiscalía accedió a levantar otros cargos contra Rafael Cárdenas Vela, de 38 años. Enfrenta una sentencia que va de 10 años hasta prisión perpetua.

Cárdenas Vela, de 38 años, estaba a cargo de las operaciones del cartel en Matamoros, México, al otro lado de la frontera de Brownsville, Texas, luego de un rápido ascenso bajo la tutela de sus dos poderosos tíos.

Sin embargo, el Cártel del Golfo había estado en crisis luego que infantes de marina mexicanos matasen a uno de esos tíos, Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, conocido como "Tony Tormenta", en noviembre de 2010. Su otro tío, Osiel Cárdenas Guillén, el año pasado fue sentenciado a 25 años de prisión.

Al igual que otros, escapando de rivales, Cárdenas Vela buscó refugio en Estados Unidos.

El año pasado, las autoridades estadounidenses comenzaron a escuchar que Cárdenas Vela estaba en el país. A través de una serie de mensajes electrónicos a sus subordinados, él continuó dirigiendo las células de transporte y distribución de drogas que movían marihuana y cocaína a través de la frontera, hacia Houston y ciudades más adentro de Estados Unidos, dijo la fiscal federal asistente Jody Young.

Cárdenas Vela ingresó más de 5 millones de dólares en ganancias de drogas y se aseguró que parte de ese dinero fuese a parar a los bolsillos de funcionarios del orden en México.

Fue arrestado en octubre en Port Isabel. Otras dos personas arrestadas junto con él fueron sentenciadas el mes pasado al tiempo cumplido en la cárcel por falso testimonio a los agentes federales.

Young dijo que la fiscalía estaba preparando una orden para confiscar los bienes que Cárdenas velas adquirió con ganancias del narcotráfico. Una casa en una tranquila calle en Brownsville está presuntamente entre esas propiedades, aunque los fiscales no dijeron si Cárdenas Vela vivió allí alguna vez.

El juez federal Andrew Hanen programó la audiencia de sentencia para el 18 de junio.