Participantes de la tercera caminata anual en contra del Autismo celebrada en nuestra ciudad el 30 de abril del 2011.
Participantes de la tercera caminata anual en contra del Autismo celebrada en nuestra ciudad el 30 de abril del 2011. (Cortesia)
EL PASO.- Hasta hace tres años, la vida familiar de Adriana y Alejandro Trejo parecía transcurrir sin mayor problema. Sin embargo, había una preocupación que rondaba la mente de Adriana, su hija mayor, Victoria, en ese entonces de 2 años de edad, presentaba un comportamiento diferente a los niños y niñas de su edad.

Victoria gustaba de jugar con "legos" y construía estructuras muy bien definidas, identificaba letras y números, pero jugaba sola, nadie podia tocarla y casi no hablaba.

Ante esta situación, los padres de la menor optaron por llevarla con un especialista en desarrollo, y el diagnóstico fue contundente: autismo.

El caso de Victoria, ahora de cinco años de edad, es sólo uno de los 887 casos que de acuerdo al Centro de Servicios Educativos Región 19, se tienen registrados en los Distritos Escolares de El Paso y Hudspeth.

De acuerdo a esas cifras, la incidencia de casos de autismo en menores en edad escolar aumentó un 29 por ciento en los últimos dos años.

Sin embargo, las cifras pueden subestimar la magnitud del problema dado que no incluyen a menores de cinco años. El autismo se detecta con mas frencuencia en los primeros tres años de vida, según el Centro para el Control de Enfermedades (CDC).

Durante el ciclo escolar 2009-2010 Región 19 tenía registrados 687 casos, mientras que en el 2010-2011 el número aumentó hasta 781.

El autismo es un padecimiento que afecta uno de cada 110 individuos en los Estados Unidos y es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas, indica CDC.

"Antes de ir con el doctor, ya tenía una idea de que estaba pasando, busqué en el Internet los síntomas que presentaba mi hija y me di cuenta que casi todos coincidían," señaló Adriana madre de Victoria. "Mi esposo al principió se mostró renuente a aceptar el diagnóstico, me decía que Victoria sólo era introvertida, que tenía una personalidad parecida a la de él a esa edad".

Según la Asociación Nacional de Autismo (NAA), este padecimiento afecta el desarrollo normal del cerebro en áreas relacionadas con la interacción social y las habilidades comunicativas, por lo general se manifiesta durante los tres primeros años de vida.

Los niños con autismo tiene dificultad para expresarse de manera verbal o no verbal, en la interacción social y en actividades de ocio y juego, pueden ser de inteligencia promedio, alta o baja.

Frecuentemente llegan a presentar comportamientos violentos pero esto no es una constante en todos los casos, indica NAA.

El vivir con una persona que padece autismo puede crear un ambiente de estrés no solamente para los padres y el menor sino para los familiares y amigos cercanos a la familia.

Sonia Stephenson, trabajadora social especializada en el trabajo con niños autistas y sus padres, dijo que son éstos últimos quienes sufren de una fuerte carga emocional cuando reciben el diagnóstico.

"He visto casos donde la madre de un niño de tres años preguntó si el estado de Texas se haría cargo de su hijo en caso de que ella faltara, emocionalmente estaba mal y planeaba quitarse la vida, afortunadamente no tomo esa determinación y después recibir orientación y terapia para su hijo hoy ha progresado bastante", dijo Stephenson.

La especialista recomendó a padres y familiares de menores autistas acercarse a las organizaciones de apoyo para familiarizarse con los programas comunitarios que se ofrecen y conocer más a fondo este mal para así poder ayudar mejor a sus hijos.

"Existen muchos programas de ayuda, desafortunadamente aquí en El Paso se cuenta con menos que en el interior de los Estados Unidos, pero es fundamental acercarse a organizaciones como la Sociedad de Autismo de El Paso para recibir orientación", señaló Stephenson.

En Ciudad Juárez, no se cuenta con datos oficiales respecto al número de casos de autismo, pero organizaciones privadas como el Centro de Intervención Educativa, Nutricional, Conductual e Intelectual en Autismo (CIENCIA) estima una incidencia de 1 caso por cada 500 habitantes.

"Considero que el aumento no solamente es en el caso del autismo, sino de todos los trastornos del desarrollo y de aquellos casos que se encuentran dentro del espectro autista. Esto es en parte a que cada vez existen más especialistas dedicados a este diagnostico", señaló María Esther Castrejón Ramos, directora de CIENCIA.

Para una mejor atención de los menores con autismo se requiere de un equipo multidisciplinario para trabajar en las diferentes áreas en las cuales se ven afectados los pacientes con trastornos del desarrollo.

No hay una terapia especifica que funcione de forma global. Las mas conocidas hasta el momento y de mucha utilidad al inicio del manejo del tratamiento son las orientadas hacia la modificación de conducta como ABA.

La llamada teoría de la mente, el juego integrativo e historias sociales son otras alternativas que son de mucha utilidad cuando los pacientes se encuentran en etapas mas avanzadas dijo Castrejón.

Juan Antonio Rodriguez puede ser contactado en jrodriguez@elpasotimes.com