Un grupo de personas se reunio el jueves afuera del capitolio estatal en Nuevo Mexico para protestar por la posible revocación de un ley que permite a los
Un grupo de personas se reunio el jueves afuera del capitolio estatal en Nuevo Mexico para protestar por la posible revocación de un ley que permite a los inmigrantes indcumentados obtener una licencia en Nuevo Mexico. La legislatura esta analizando esta medida que apoya fuertemente la gobernadora Susana Martinez ( (AP Photo/J.R.Oppenheim) )
SANTA FE.- Cinco legisladores demócratas cerraron filas el jueves por la noche para rechazar una iniciativa de ley que impediría al estado expedir licencias de manejo a inmigrantes ilegales.

La derrotada propuesta del representante independiente por Hatch, Andy Nuñez, fracasó en una votación de 5-4 en la Comisión de Relaciones Humanas y Cámara del Trabajo.

Los demócratas reemplazaron la medida con una iniciativa de ley alterna la cual aún permitirá a los inmigrantes ilegales obtener licencias de conducir, sin embargo, éstas tendrán una vigencia de sólo dos años.

Las licencias de conducir de Nuevo Mexico generalmente son válidas por cuatro u ocho años.

Este acuerdo, llevado a cabo por los demócratas, también hará que las sanciones para aquellos quienes traten de obtener una licencia de manejo de manera fraudulenta sean mayores. Aunque los indocumentados pueden obtener licencias bajo la ley actual, éstos deben residir en el estado de Nuevo Mexico para poder ser elegibles.

La gobernadora republicana Susana Martínez, quien se ha opuesto ferozmente a esta ley, considera que el estado es como un imán que atrae a inmigrantes ilegales de otras partes del país.

Nuñez manifestó no estar sorprendido que los demócratas, quienes controlan el comité, hayan hecho pedazos sus medida, el Proyecto de Ley 103. "Pero esto no ha terminado todavía" señaló.


Advertisement

Nuñez se encuentra juntando votos en la Cámara de Representantes para rechazar el acuerdo del comité y que acepten su propuesta original. Esto puede ser similar a lo ocurrido el año pasado, cuando Nuñez luchó por el rechazo de las licencias durante 14 horas a través de un debate en la Cámara. Finalmente éste resultó vencedor 42-28, ya que ocho demócratas le dieron la espalda a su partido para apoyarlo.

Sin embargo, la propuesta de Nuñez murió en el senado estatal.

Un grupo de personas se reunio el jueves afuera del capitolio estatal en Nuevo Mexico para protestar por la posible revocación de un ley que permite a los
Un grupo de personas se reunio el jueves afuera del capitolio estatal en Nuevo Mexico para protestar por la posible revocación de un ley que permite a los inmigrantes indcumentados obtener una licencia en Nuevo Mexico. La legislatura esta analizando esta medida que apoya fuertemente la gobernadora Susana Martinez ( (AP Photo/J.R.Oppenheim) )

Éste, de 76 años, manifestó que lo que lo motivó a oponerse a esta ley es haber visto carros repletos de inmigrantes ilegales llegar a Nuevo Mexico con el único propósito de obtener licencias de conducir.

La mayoría de los agentes guardianes del orden del estado están a favor de la propuesta de Nuñez ya que señalan que la ley actual pone en riesgo la seguridad.

Jim Burleson, de la Asociación de Policías y Alguaciles de Nuevo Mexico, testificó que el rechazo mejorará la seguridad pública. Burleson también señaló que algunos inmigrantes pagarán grandes sumas de dinero para obtener una licencia de manejo de manera fraudulenta.

Demesia Padilla, secretaria del Departamento de Impuestos e Ingresos del estado, señaló que otorgarle licencias a los indocumentados es como tirar los recursos estatales a la basura. Cada oficina de vehiculos motorizados tiene que ocupar diariamente a un gran número de empleados para asegurar que no se cometan fraudes.

Aún así, Padilla manifestó que el índice de fraudes cometidos por los inmigrantes ilegales quienes buscan obtener una licencia de conducir podría ser del 65 por ciento. Los defensores de la ley vigente señalan que Padilla exagera y que la cifra es de tan sólo el tres por ciento.

Padilla también indicó que este sistema de permisos para manejar ha sido causa de tráfico humano generalmente conocido como esclavitud. El reverendo Holly Beaumont, de Interfaith Worker Justice-New Mexico, manifestó que la evaluación de Padilla es alimentada por información errónea y tiene la intención de crear temor.

Un grupo de personas se reunio el jueves afuera del capitolio estatal en Nuevo Mexico para protestar por la posible revocación de un ley que permite a los
Un grupo de personas se reunio el jueves afuera del capitolio estatal en Nuevo Mexico para protestar por la posible revocación de un ley que permite a los inmigrantes indcumentados obtener una licencia en Nuevo Mexico. La legislatura esta analizando esta medida que apoya fuertemente la gobernadora Susana Martinez ( (AP Photo/J.R.Oppenheim) )

Beaumont calificó a la ley sobre las licencias como benigna pero que sus opositores utilizan tácticas similares a las empleadas décadas atrás por los blancos quienes no querían que sus hijos asistieran a la escuela junto con los afroamericanos.

El alcalde de Santa Fe, David Coss,es otro defensor de esta ley ya que señaló que el sistema funciona bastante bien y que los inmigrantes mantienen la economía de su ciudad en muy buen estado.

Coss agregó que la ley que otorga licencias de manejo a los inmigrantes formaba parte de la vida diaria de Nuevo Mexico hasta que Martínez la convirtió en un asunto politico durante su campaña por la gubernatura.

Nuñez originalmente apoyaba esta ley la cual entró en vigor en el 2003.

"Todo mundo comete errores", manifestó.

Agregó que no desea que se le vincule con la propuesta de ley alterna aunque haya sido el que la propuso.

"Fui elegido como legislador y no como infractor de la ley".

Milan Simonich puede ser localizado en msimonich@tnmnp.cpm