EL PASO.- Mucha gente conocía a Marco Alferez como un respetable maestro de danza de la preparatoria Irvin. Entre los alumnos era conocido por darles apoyo siempre.

Los fiscales federales lo describen como "Dr. Jekyll and Mr. Hyde", un hombre con dos personalidades que manipulaba a sus estudiantes, los filmaba secretamente mientras se desvestían y bajaba del internet pornografía violenta y sádica.

Por este "lado oscuro", Alferez podría pasar el resto de su vida en prisión.

Alferez, de 35 años, recibirá su sentencia en una corte federal el jueves. En agosto se declaró culpable de un cargo de explotación sexual de menores y un cargo de distribución de pornografía infantil.

De acuerdo a documentos de la corte interpuestos la semana pasada, los fiscales buscan que Alferez cumpla sus dos sentencias consecutivamente y sea puesto bajo libertad supervisada después de que sirva ambos periodos.

La explotación sexual conlleva una sentencia máxima de 30 años en prision, mientras que el segundo cargo podría implicar una sentencia de 20 años en prisión.

Los fiscales dijeron en los documentos que Alferez tenía 98 videos "comercialmente disponibles" de pornografía infantile en su computadora.

Muchos de los videos eran de adolescentes muy jovencitos. Ellos también encontraron cientos de videos de niños filmados por Alferez con cámaras escondidas.

Alferez es visto en los videos encendiendo la cámara y apagándola. Algunos de los 157 videos que Alferez hizo fueron tomados en Irvin High School, donde él enseñó entre agosto del 2008 hasta Septiembre de 2010, cuando fue arrestado. Miembros del distrito escolar de El Paso votaron por despedir a Alferez después de su arresto.

"El acusado puede ser visto poniendo la cámara, asegurandose que pueda captar las areas públcias de los niños antes de enviarlos a los vestidores para ponerse un leotardo o disfraz", dicen los documentos estatales. "Con frecuencia se le puede escuchar diciendo a los niños que se quiten toda la ropa (incluso la interior) para probarse las prendas que el les daba".

Alferez también tenía 107 cassettes de cámara digital y 14 VHS con imagines similares. Los videos fueron tomados aparentemente en las primarias Park y Scotsdale, las preparatorias Austin e Irvin y el la secundaria Camino Real Middle School, donde Alferez enseñó entre octubre de 2003 hasta el día de su arresto.

Algunas de las imagenes en los cassettes fueron tomadas a través de ventanas y detrás de cortinas privadas en los baños.

En total fueron identificadas 393 víctimas en los videos. Los investigadores fueron incapaces de identificar a las víctimas en otros 17 videos. Algunos de los videos muestran multiples victimas.

Dos de los videos de las cámaras ocultas muestran a Alferez en actos sexuales con niñas. Una de ellas dijo a los investigadores que ella empezó a tener sexo con Alferez cuando tenía 13 años y fue filmada en 2001, cuando tenía 14 años.

Ella dijo que hasta recientemente se dio cuenta que el había filmado esos encuentros.

"Estoy segura que me tomará la vida entera identificar todo lo que me ha impactado lo que Marco me hizo", dijo la víctima en los documentos de la corte. "Y la verdad, lo que me asusta es que las pocas cosas que han surgido me han mostrado como mi vida se torció bajo su influencia".

Los fiscales dijeron que algunos de los videos comercialmente disponibles que Alferez bajo a su computadora contenían "imagenes muy fuertes, que incluían actos violentos y sádicos contra niños en varios periodos de tiempo".

Una niña que tuvo una relación sexual con Alferez dijo a los fiscales que el tenía "un lado abusivo física y mentalmente". Ella acusó también a Alferez de abusar fisicamente de su pequeño, y frecuentemente presumía sobre sus relaciones sexuales con otras jovencitas.

Los amigos y familiares de Alferez, incluyendo su padre, han escrito varias cartas a la juez de distrito Kathleen Cardone apoyando al ex-maestro.

De acuerdo a documentos de la corte, el padre de Alferez dijo que su hijo sufrió abuso sexual y no necesita pasar tiempo en prisión, sino recibir tratamiento mental.

"Mi hijo necesita tratamiento para solucionar el enojo, miedo y verguenza que vino con el abuso que sufrio desde niño", escribió el padre. "La prisión es un castigo que no dará la ayuda que esta víctima necesita".

Pero los fiscales argumentan que Alferez es una "persona extraordinariamente manipuladora. Fue capaz de engañar a los padres, a la comunidad, a la escuela y a los estudiantes, que creyeron que era una persona valiosa y le dieron su confianza mientras el producía una enorme coleccion de pornografía. La sociedad demanda protección y pide que no se le de otra oportunidad para hacerlo otra vez".

La audiencia de sentencia para Alferez es el jueves a las 10 a.m. en una corte federal.

Adriana M. Chávez puede ser contactada en achavez@elpasotimes.com; 546-6117.