Una protesta de estudiantes desató la violencia en Chilpancingo, Guerrero, donde dos estudiantes murieron.
Una protesta de estudiantes desató la violencia en Chilpancingo, Guerrero, donde dos estudiantes murieron. (AP Photo/Alejandrino Gonzalez)
MEXICO (AP) - El gobierno del estado sureño de Guerrero informó el miércoles que investiga a 10 policías estatales por la muerte de dos alumnos durante una operación para desalojar una protesta, en un caso que ha desatado indignación y condenas desde organizaciones civiles hasta el Congreso.

El gobernador de Guerrero, Angel Aguirre, señaló en rueda de prensa que aún no se tiene certeza de quién disparó contra los estudiantes, aunque afirmó que no pretende encubrir ninguna irregularidad.

"Es un hecho condenable, es un hecho que nunca debió haber sucedido", dijo el mandatario estatal.

Afirmó que no ordenó a la policía que fuera armada y mucho menos disparar contra los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa que el lunes protestaban por mejores condiciones en su escuela y como parte de la movilización bloquearon con autobuses una autopista que conecta la capital mexicana con el puerto turístico de Acapulco.

El secretario de Gobierno de Guerrero, Humberto Salgado, informó que cinco de los policías son elementos preventivos que "intervinieron y participaron" en el operativo, mientras que los otros cinco llegaron al lugar en su calidad de escoltas del subsecretario de Seguridad.

Las autoridades estatales han dicho que el enfrentamiento entre estudiantes y uniformados se desató luego de que alguien aún no identificado lanzó un artefacto que incendió una gasolinera.


Advertisement

En la confrontación se realizaron disparos que mataron a dos de los estudiantes.

En principio, el gobierno estatal señaló que habían encontrado un fusil y ocho granadas de fragmentación en el lugar, aunque los estudiantes han rechazado que hayan llegado armados y acusaron a las autoridades de colocar las armas para justificar lo acontecido.

La Red de Defensa de los Derechos Humanos ha señalado que el enfrentamiento mostró un uso desmedido de la fuerza y la represión de la policía hacia estudiantes que sólo se manifestaban.

En la sesión del martes, la Cámara de Diputados rindió un minuto de silencio por los jóvenes muertos y condenó los hechos, legisladores pidieron que no quede impune el homicidio.

El gobernador estatal dijo el martes en un noticiario radiofónico que había destituido al procurador y al jefe de la policía estatales, además del subsecretario de Seguridad Pública, en un intento por facilitar las investigaciones.

Sin embargo, Aguirre afirmó el miércoles que los tres funcionarios presentaron su renuncia y que no los había cesado.

Los estudiantes protestaban en demanda de más recursos, mejores condiciones para su escuela y garantizar trabajos para los jóvenes que se gradúen.

Copyright 2011 The Associated Press.