El Instituto Municipal de Investigación y Planeación dio a conocer el Atlas de Riesgo de Ciudad Juarez que ubica a 300,000 habitantes en zonas de riesgo
El Instituto Municipal de Investigación y Planeación dio a conocer el Atlas de Riesgo de Ciudad Juarez que ubica a 300,000 habitantes en zonas de riesgo por contingencias naturales (Jesus Alcazar/SomosFrontera)
CIUDAD JUÁREZ.- Un total de 300 mil juarenses, cerca de una cuarta parte del total de la población vive en lugares que por sus condiciones geográficas son catalogados como zonas de riesgo.

Estas personas se pudieran ver afectadas en caso de contingencia natural, tanto física como materialmente al habitar en lugares donde son propicios los deslaves provocados por las lluvias o los derrumbes derivados de las fallas geológicas.

El Atlas de Riesgos Naturales de Ciudad Juárez, concluido recientemente tras siete meses de actualización por el Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP), indica que ya no sólo las precipitaciones pluviales son la preocupación natural más importante en la ciudad, sino también los sismos y las fallas geológicas.

Los escurrimientos fluviales siguen siendo uno de los riesgos naturales más importantes para Juárez, ya que estos se presentan no solamente en la temporada de lluvias durante el verano, sino también en el invierno, cuando viene el proceso de descongelación después de nevadas o heladas, indicó.

Según datos del último censo de población 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en Ciudad Juárez habitan 1 millón 332 mil 131 personas de las cuales cerca de 300 mil habitan en 58 colonias consideradas como zona de riesgo.

"Estaríamos hablando que unos 280 a 300 mil habitantes se encuentran viviendo en estos sectores considerados como de riesgo", indicó Rosario Díaz Arellano, titular del IMIP.


Advertisement

En el Atlas de riesgo que se encuentra en proceso de publicación, se incorporó la vertiente de vibraciones y sismicidad que se sintieron hace varios meses.

La directora del IMIP explicó que el Atlas fue trabajado en su segunda etapa y que ya fue evaluado y autorizado dentro de la logística que maneja la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Comentó que el siguiente paso es iniciar con el proceso para su impresión y distribución a la comunidad juarense, con el fin de que reconozcan aquellas zonas de riesgo que representen peligro para los asentamientos, que principalmente son ubicados en el poniente y suroriente de la frontera.

Diaz Arellano explicó que existen varias fallas geológicas que ya han sido detectadas en distintos puntos de la región, una de ellas en la zona centro de Juárez.

Indicó que al registrarse reacomodos naturales en el subsuelo, pudieran provocar derrumbes o cuarteaduras en las viviendas en zonas especificas como el suroriente de la ciudad o al poniente, en las inmediaciones de la sierra de Juárez.

En el caso de la Sierra de Juárez, ya se tienen identificadas las cuencas hidrológicas, las corrientes que bajan de las cuencas, los escurrimientos pluviales y por dónde está la composición del subsuelo en función de la conformación geológica, lo que permitirá una pronta actuación en caso de emergencia, dijo.

Sin embargo, apuntó que no sólo es necesario ubicar los espacios riesgosos, sino que "los gobiernos conozcan que hay que establecer políticas públicas, es también que se sepa la presencia de fenómenos meteorológicos y que se pueda establecer mecanismos rápidos para recursos de la federación para atender contingencias", comentó.

Durante el presente año, se registraron aproximadamente 40 movimientos sísmicos, cuya intensidad osciló entre los 2.8 a los 4.5 en escala de Richter y tuvieron su punto de origen a 150 kilómetros al sur oriente de Juárez.

De acuerdo al IMIP, los temblores pueden generar riesgos sobre todo en las zonas propensas a deslaves, como en la sierra de Juárez, donde las construcciones son realizadas con materiales de mala calidad.

Sin embargo, esta afectación también alcanza al sur oriente de la ciudad, donde las viviendas de reciente creación si bien tienen mejores materiales de construcción, algunas de ellas se encuentran cimentadas en superficies susceptibles, ya que se ha detectado una zona de fallas geológicas que pudieran afectar su estructura.

"Es importante que se tomen las medidas necesarias para evitar cualquier hecho que lamentar", puntualizó.

Colonias que según la información del Atlas en condiciones naturales conforman un escenario de Riesgo Geológico de media y baja intensidad: Puerto Anapra, Lomas de Poleo, Rancho Anapra, la Conquista, Ampliación Felipe Ángeles, Ampliación Ladrillera, Ladrillera Juárez, Sara Lugo Felipe Ángeles, La Mesita, Francisco Villa, Insurgentes, Josefa Ortíz de Domínguez, Lázaro Cárdenas, Chihuahua (norponiente).

También son consideradas riesgosas la Francisco Sarabia, Puerto La Paz, Siglo XXI, Renovación 92, Fronteriza, Estrella del Poniente, Franciso I. Madero, Luis Echeverría, San Felipe El Real, 16 de Septiembre, Ampliación Fronteriza, Ampliación Plutarco Elías Calles, Plutarco E. Calles, Guadalajara, Álvaro Obregón, Gustavo D. Ordaz, Adolfo L. Mateos, mariano Escobedo, Hermenegildo Galeana y Nueva Galena.

Complementan el listado: Burócrata Municipal, Ricardo Flores Magón, Libertad, palo Chino, Predio los Ojitos, Vista Hermosa, Socosema, Morelos, 6 de Mayo, Pánfilo Natera, Lomas de Morelos, Granjas de Chapultepec, Ladrilleros y Caleros, Santa María, Las Flores, 6 de Enero, 1 de Septiembre, Ciudad Moderna, 1 de Septiembre ampliación, Cementera, Toribio Ortega, Cereso, Cd. Militar,Granjas Unidas y Barrio Nuevo.

Mauricio Macario Rodriguez puede ser contactado en noticias@elpasotimes.com