El tiempo de espera para los vehículos que intentan cruzar los puentes internacionales aumentó considerablemente, a partir del 11 de septiembre, de aproximadamente 20 minutos en horas pico hasta dos o más horas.
Esta situación ha provocado inconformidad en los usuarios de los cruces fronterizos del sur de Texas y California.

Jaclyn Briones, de 23 años, quien cruza hacia El Paso diariamente para asistir a la escuela y al trabajo, señaló que cursaba la primaria cuando los inspectores estadounidenses comenzaron a revisar exhaustivamente en los puentes internacionales a raíz de los ataques del 11 de septiembre. “Yo estudiaba en una escuela católica privada y teníamos que estar en el puente a las tres de la mañana para que pudiéramos llegar a la escuela a las ocho de la mañana.

Ahora me toma de media hora a una hora cruzar el puente. Creo que es porque mucha gente de Juárez se ha ido a vivir a El Paso, además ya aprendí a ubicar las líneas que avanzan más rápido”, agregó.

La directora del Departamento de Protección de la Frontera y Aduanas (CBP), Ana Hinojosa, indicó que lo acontecido el 11 de septiembre fue una tragedia de enormes proporciones que hizo que los Estados Unidos reaccionara de manera abrupta con respecto a la seguridad.

Advertisement

“Anteriormente no nos dábamos cuenta de los peligros que enfrentábamos”, manifestó Hinojosa quien es la persona que recibe las quejas por parte de los usuarios de los puentes internacionales por los prolongados tiempos de espera. “Nuestra prioridad es mantener a los terroristas lejos de aquí”, agregó.

Todo mundo está de acuerdo en que el aumento en las medidas de seguridad es la principal razón por las largas filas en los cruces fronterizos. Sin embargo, autoridades locales y líderes de comercio consideran que diez años han sido más que suficientes para plantearse cómo agilizar los tiempos de espera sin tener que sacrificar las medidas de seguridad.

Hinojosa indicó que el tiempo que toma cruzar hacia el lado estadounidense puede variar enormemente y que los cuellos de botella se forman porque muchas personas intentan cruzar al mismo tiempo.

Por ejemplo, el 60 por ciento de los peatones que utilizan el puente Paso del Norte para llegar a El Paso lo hacen entre las 6 y las 10 a.m. En contraste, el tráfico a esa misma hora en el puente de Zaragoza es muy escaso. “No podemos controlar el momento en que las personas desean cruzar hacia El Paso”, agregó Hinojosa.

CBP recomienda el uso de las líneas exprés, para las personas que van hacia El Paso regularmente, y que fueron creadas para reducir el tiempo de espera. El alcalde de El Paso considera que el tiempo para cruzar la frontera debe agilizarse.

Cook se basa en un estudio llevado a cabo recientemente por la empresa Cambridge Systematics, que fue la primera en analizar la situación de los puentes internacionales. “El estudio reveló que la capacidad de los puentes comenzará a deteriorarse a partir del 2013”, indicó Cook. Lo que significa que aumentará el tiempo de espera y ya no habrá nada que hacer. “La mayoría de la inversión por parte del gobierno federal en materia de seguridad no está dirigida a contratar más personal que labore en los puentes internacionales”, agregó el edil.

A partir de los ataques terroristas, el gobierno federal destinó fondos para reforzar a la patrulla fronteriza y la tecnología necesaria, como vallas nuevas entre los cruces internacionales.
Sin embargo, el gobierno no proporcionó la misma cantidad de dinero para aumentar el número de inspectores en los cruces fronterizos.
 

El Paso no es la única ciudad afectada por las largas horas de espera en los puentes internacionales. Según un comunicado diplomático denominado “Espectativas poco realistas: San Diego-Tijuana esperan reducir los tiempos de espera en los cruces fronterizos”, organizaciones como la Cámara de Comercio de San Diego se han planteado la posibilidad de contratar empresas que presionen a las autoridades en Washington y sacar adelante los proyectos pendientes que ayuden a mejorar este proceso.

El senador republicano por Texas, John Cornyn, se reunió recientemente con líderes de negocios y civiles en el sur de Texas y quienes comparten con él su preocupación por los prolongados tiempos de espera en los puentes fronterizos.

Después de esta reunión, Cornyn anunció su respaldo para un proyecto de ley que autorize seis mil millones de dólares para contratar y entrenar cinco mil agentes de CBP que se dividirían equitativamente entre las fronteras de México y Canadá.

“La Alianza de Comercio Fronterizo aplaude el compromiso del senador Cornyn para asegurarse de que nuestras fronteras internacionales con México y Canadá tengan el personal necesario y procesar legítimamente el comercio fronterizo y poder viajar con seguridad y eficacia”, manifestó el director de esta organización, Sam Vale.
“Al aumentar el número de inspectores, el departamento de Protección de la Frontera y Aduanas puede destinar la mano de obra necesaria para interceptar a los individuos cuyo propósito sea hacernos daño, al mismo tiempo que faciliten el paso de mercancía y viajeros hacia los Estados Unidos”.

Puesto que los líderes del partido republicano en el congreso y en el senado se rehusan a facilitar cualquier cantidad de dinero, hay que ver si la propuesta de Cornyn dará frutos.
Cook manifestó que la combinación de tecnología y una alianza con el gobierno federal ofrecen la mejor solución para este problema.

Algunos proyectos como Secure Origins, que el empresario paseño Hector Holguin está desarrollando, y el concepto International Freight Shuttle, podrían contribuír a reducir los tiempos de espera al disminuir la cantidad de camiones de carga que circulen por los puentes internacionales.

La ciudad de El Paso está construyendo nuevas casetas de peaje y otras facilidades en la calle Stanton y en el puente Paso del Norte y ha ofrecido recientemente ayudar al gobierno federal a cubrir los gastos para que personal adicional labore en los cruces fronterizos.
Cook señaló que las autoridades correspondientes continúan estudiando esta propuesta.

Diana Washington Valdez puede ser localizada en dvaldez@elpasotimes.com