En esta foto de jullio de 2011 Ximena Navarrete modela un diseño de Benito Santos and Alejandra Aceves en un evento promocional de la industria automotriz
En esta foto de jullio de 2011 Ximena Navarrete modela un diseño de Benito Santos and Alejandra Aceves en un evento promocional de la industria automotriz en Guadalajara. (AP Bruno González )
NUEVA YORK (AP) Cuando se coronó Miss Universo Ximena Navarrete era una chica más bien tranquila y casera que llevaba una relación estable de tres años con su novio y visitaba Nueva York por vez primera. Muchas cosas han cambiado en la vida de esta beldad mexicana, quien entrega su corona el lunes en Sao Paulo tras un año bastante ajetreado.

"Han sido un montón de cambios", dijo Navarrete a la AP el jueves luego de recorrer el mundo como embajadora universal de la belleza. "He aprendido mucho, me la he pasado bien ... Ha sido una experiencia que valoro mucho en mi vida. Me he sentido muy bendecida".

En su año de reinado, la espigada morena de 23 años dice que le ha tocado hacer cosas tan contrastantes como desfilar por la alfombra roja de un festival de cine en Francia y visitar pacientes con VIH/sida en hospitales como parte de la principal causa benéfica de la organización Miss Universo.

Esta experiencia es la que más la ha conmovido.

"Me ha hecho valorar todo lo que tengo", dijo el jueves en una entrevista telefónica. "Lo material es muy bonito, los lujos son muy bonitos, pero al final lo que te queda no es lo material. Es tu familia, tus seres queridos".

"De todos los viajes y las cosas que realicé, cuidar personas con VIH es lo que más me llevo", añadió. "He aprendido mucho del tema ... y en México ya tengo algunas organizaciones a las que voy a estar apoyando".

Aunque ahora es una mujer cosmopolita y viajada y nuevamente soltera sin compromiso (confirmó que ella y el ingeniero industrial Pablo Nieto habían terminado su relación) Navarrete afirma que sigue siendo "la misma" y se expresó "emocionada" sobre su inminente regreso a su país, donde trabajará en un programa de televisión del que se abstuvo de hablar, señalando que en las próximas semanas se haría un anuncio oficial.

"Regresaré a trabajar a México, a la normalidad y a la tranquilidad, pues este año estuve bastante ajetreada y quiero recuperar un poquito la tranquilidad", manifestó con evidente emoción, ansiando hacer cosas tan sencillas como ver de nuevo a su familia y degustar "algo rico" de la cocina de su patria.

Sin embargo tendrá que seguir viajando como modelo de la reconocida agencia Ford, con la que ha firmado un contrato.

Aferrada a sus raíces, Navarrete coronará a su sucesora en Sao Paulo ataviada en un nuevo traje de su compatriota Benito Santos, creador del elegante vestido rojo con el que obtuvo su título el año pasado. Pero, como era de esperarse, tampoco quiso dar detalles del mismo: "Es una sorpresa".

También alabó a la actual candidata mexicana al Miss Universo Karin Ontiveros, a quien dijo conocer desde los 16 ó 17 años, cuando ambas modelaban, como "una chica muy preparada".

"Le va a ir muy bien", afirmó esperanzada. "Estoy segura de que va a hacer un súper buen papel".

Navarrete es la segunda Miss Universo mexicana. La primera fue María Guadalupe "Lupita" Jones Garay, en 1991.

De coronarse Ontiveros el lunes sería la segunda ocasión en que la corona pasa a una ganadora del mismo país de manera consecutiva. La hazaña la lograron las venezolanas Dayana Mendoza (2008) y Stefanía Fernández (2009) en un récord registrado por Guinnes.

___