Click photo to enlarge
La muralista Mago Gándara huyó de Juárez después de recibir amenazas. Ahora en El Paso, Mago trabaja duro y mantiene un buen espíritu a pesar de haber dejado atrás una vida que ella amaba.

Margarita Mago Gándara huyó de Juárez con todas las piezas de arte que pudo acomodar en un pequeño remolque.

"Me amenazaron de muerte", señaló.

La conocida muralista de la región se muestra desafiante y franca. Sus rodillas ya son muy débiles como para escalar andamios, pero la risa de una mujer decidida a reinventarse a si misma aún estremece su estudio de El Paso.

A sus 82 años, Gándara se rehusa a ser una víctima pues se negó a permanecer en su estudio cuando un sicario apareció hace seis meses y le dijo a sus vecinos de la colonia Libertad que la matarían si no les pagaba la cuota.

"Me enfurecí y huí, ya no regresé. Yo era la candidata perfecta para un secuestro", indicó. "Sobreviví y estoy empezando una nueva vida aquí", agregó.

Como parte de lo que llama su revancha , Gándara ha estado trabajando en una serie de pinturas denominadas Peregrinos Inmigrantes para una exhibición próximamente en la Galería Unión en la Universidad de Texas en El Paso, en donde también exhibirá algunas esculturas.

"Esto es lo que hice para renovar mis emociones y empezar a vivir de nuevo", agregó.

Gándara se inspiró en algunas obras de arte de los nativos americanos y quienes venden sus piezas en la plaza Santa Fe.

"Yo no deseo que mis peregrinos inmigrantes sean feos o miserables o que se les limite o que los maten. Los quiero bellos y nobles", manifestó. "Es mi revancha y mi forma de regresar. Para mi ellos son los más ricos y no los que tienen el dinero y lo utilizan para conseguir poder".

Oriunda de El Paso, Gándara había vivido por 40 años en lo que ella llama un jacalito apodado Qui en las faldas de las montañas al oeste de Juárez. Gándara dejó atrás varios murales al aire libre en su casa-estudio incluyendo uno inconcluso denominado Bendito seas .

"Yo era la reina del arte e inclusive el gobernador del estado me dio una medalla de plata. Ahora me siento como si fuera huérfana ya que mis amigos de la universidad casi no me hablan y no se porqué. Quizá porque están tristes o devastados por esta situación", manifestó.

Esto es el resultado de la violencia derivada de los cárteles de la droga en México y en la cual han perecido más de ocho mil 500 personas en Juárez desde el 2008.

Gándara es una más de las miles de personas que han huído de esa ciudad y se han establecido en El Paso o en otros lugares de los Estados Unidos.

Actualmente Gándara sueña con persuadir a algunas universidades en ambos lados de la frontera para convertir su estudio de Juárez en una escuela para estudiantes muralistas. Si se construye un estadio de soccer en Juárez, ella desea ser la elegida para diseñar un gran mural que adorne dicho espacio deportivo.

"Siento mucha nostalgia pero jamás regresaré a vivir en Juárez", añadió Gándara. "Esos murales me tenían agotada pues ya no estoy tan joven".

Gándara todavía recuerda al señor que vendía gorditas en una tiendita de la colonia y a quien mataron porque no tenía dinero para darle a los extorsionadores.

"Qué tristeza, cómo pueden los gobiernos tolerar algo así? ", señaló.

Mientras Gándara se siente abandonada por los mexicanos que alguna vez la aclamaron como la gran artista que es, la autora del libro publicado en el año 2000 Mujeres ordinarias, vidas extraordinarias Mujeres en la historia Americana , Kristie Lindenmayer, la describió como uno de los tesoros culturales de la región.

"Ella pertenece al selecto grupo de verdaderos artistas de la frontera quienes viven y producen arte tanto en México y Estados Unidos y que han aprendido a vivir, negociar y navegar en ambos lados", manifestó Lindenmayer. El arte de Mago Gándara refleja la escencia de la región fronteriza .

Miguel Juárez eligió a Gándara y parte de su obra para el libro "Colores de las paredes del desierto" el cual incluye bosquejos y fotografías de algunos de los más notables murales de El Paso.

"Mago es una de las artistas más importantes del área y cuya obra incluye los paisajes de la frontera. Ella combina materiales simples pero que en sus manos se convierten en obras de arte", dijo Juárez recientemente.

La muralista ganó reconocimiento ya que en sus murales incluía pedazos brillantes de vidrio, azulejos y otros materiales. Uno de sus mejores trabajos se encuentra en el exterior de la primaria Douglass en El Paso y lleva por título "La niña cósmica".

"Soy tan americana como mexicana, me guste o no. Me encanta la cultura mexicana pues me parece muy humana", declaró Gándara.

"No soy la artista más grande del mundo ni me interesa serlo. He sido artista por mucho tiempo y no me importa si soy la mejor o la peor. Aquí me tienen creando todavía y me encanta".

Gándara es el tipo de artista tradicional que dibuja y escribe constantemente en un cuaderno y que siempre está observando las montañas, el desierto y a las personas a su alrededor como mujeres con sus sombrillas, con sus hijos o jovencitas paseando a sus mascotas.

A esta muralista no le agradan las redes sociales y prefiere escribir cartas a mano como en antaño. Gándara también confiesa que prefiere por sobre todas las cosas estar sola y que dio por terminado su matrimonio de 25 años simplemente porque quería dedicarse por completo al arte.

"No lo hacemos a propósito, pero los artistas vamos en contra de lo convencional y yo no podría ser la excepción", manifestó.

Gándara critica duramente a los líderes comunitarios a quienes acusa de descuidar y deshonrar su mural "Señor Sol" el cual se erigió en un edificio cercano a la preparatoria Bowie y cuyo propósito era demostrar el funcionamiento de la energía solar pero que actualmente se encuentra abandonado.

Para Gándara todas las personas que como ella se afincaron en El Paso buscando una mejor calidad de vida, han creado un mundo nuevo y una nueva economía gracias a la generosidad y hospitalidad de los estadounidenses.

Sin embargo, no cree que la violencia que prevalece en la vecina ciudad pronto llegue a su fin.

"Si las Naciones Unidas, los Estados Unidos y México se lo propusieran terminarían con ella pero no lo hacen porque les llena los bolsillos de dinero y eso es algo que me irrita", señaló.

Así Mago Gándara la sincera y abierta muralista y artista fronteriza desde su auto- exilio sentada en su estudio, reflexiona sobre su nueva vida físicamente separada de su querido México pero no alejada del todo.

"No he terminado todavía pues aquí soy más creativa y puedo inventar más cosas", finalizó.

Ramón Rentería puede ser localizado en rrenteria@elpasotimes.com o al 546-6146.

Exhibición

  • Qué: Exhibición de las obras de Margo Gándara.
  • Cuándo: Del 13 de octubre al 18 de noviembre.
  • Dónde: Galería Unión en el segundo piso del edificio Unión, ala este, dentro de UTEP.
  • Presentaciones: El 13 de octubre habrá una recepción a las 7 p.m. en la galería. Gándara también dirigirá unas palabras el 10 de noviembre en el Salón Andesite del edificio Unión de 5 a 7 p.m.
  • Información: 747-5711 y 747-5481.