BETHESDA (Hispanic PR wire).- En muchas familias estadounidenses, incluso las de poblaciones minoritarias, personas de muy diversas edades viven juntas bajo un mismo techo. La persona anciana en dichos hogares se enfrenta a lo que se conoce como enfermedades de la vejez, entre las cuales están la hipertensión, la diabetes, la artritis y el cáncer. El cáncer es un evento común entre los ancianos, y a medida que envejecemos el riesgo aumenta, aun cuando ningún miembro de nuestra familia presente la enfermedad. Ya sea que un familiar o un amigo anciano viva o no con usted, saber un poco acerca del mundo del cáncer y las personas ancianas puede ayudar.

¿Por qué se presenta el cáncer en las personas ancianas? Algunos cánceres pueden ser heredados mientras que otros resultan por la exposición prolongada a sustancias que causan cáncer, como aquellas que provienen del humo del tabaco. Pero el cáncer es más posible a medida que envejecemos y el daño diario a nuestras células y a nuestros genes eventualmente se acumula.

Nuestro cuerpo trabaja para reparar y controlar dicho daño, pero cuando las células continúan creciendo y dividiéndose, y no mueren cuando deberían hacerlo, el cáncer se puede formar. Claro que la mayoría de los síntomas de la vejez no están relacionados con el cáncer, pero las personas ancianas que no comunican a sus médicos los cambios inusuales corren riesgo de que no se detecte un cáncer que empieza y que podría ser tratado con éxito.


Advertisement

Recibir tratamiento

Cuando se encuentra un cáncer que empieza, hay mayor probabilidad de que el tratamiento funcione. Pero las decisiones sobre cómo tratar a las personas ancianas pueden depender más de su salud general y de su calidad de vida que de su edad. La presencia de otros problemas de salud y las medicinas que toman para ellos pueden afectar también cuáles tratamientos del cáncer recibirán. Por otra parte, a las personas ancianas que son saludables en general les va tan bien con la mayoría de los tratamientos, incluso con la quimioterapia, como a los enfermos más jóvenes.

El dolor puede ser uno de los retos más grandes que enfrentan los pacientes ancianos con cáncer, ya que sus otros padecimientos o medicinas que toman pueden intensificar el dolor causado por el tratamiento. Por lo tanto, es importante que quienes cuidan de ellos estén conscientes de su estado general de salud y vigilen de cerca su dolor y su estado de salud. Los antiinflamatorios no esteroides (AINE), una clase de medicamentos para el dolor que se administran con frecuencia, pueden con más probabilidad causar efectos secundarios, tales como dolores de estómago y de cabeza, estreñimiento y confusión, en pacientes ancianos.

Por otro lado, con frecuencia, estos pacientes no reciben medicamentos opioides (medicamentos fuertes para el dolor, como la oxicodona) ya que los profesionales médicos y los mismos pacientes los consideran peligrosos. Sin embargo, dichos fármacos pueden ser particularmente efectivos en pacientes ancianos que pueden tolerarlos.

Por este motivo, tanto los familiares de pacientes ancianos con cáncer, como quienes cuidan de ellos y sus médicos, deberán, en consulta con el paciente, evaluar no solo cualquier otro padecimiento existente de salud, sino también la calidad de su vida diaria. Esto deberá incluir, fijarse en la vida social, emocional y espiritual del paciente, lo cual se verá afectado por el tratamiento del cáncer y la recuperación.

Es importante que el paciente y sus familiares (y cualquier otra persona que intercede por el paciente) hagan preguntas y tengan conversaciones abiertas con el equipo de atención médica. Una buena estrategia para lograr esto es programar una reunión familiar con el fin de charlar sobre el plan de tratamiento del paciente y la calidad de vida durante y después del tratamiento.

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) encabeza el Programa Nacional del Cáncer y el esfuerzo de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) para reducir dramáticamente el gravamen del cáncer y mejorar las vidas de los pacientes con cáncer y de sus familias por medio de investigación sobre la prevención y la biología del cáncer, la creación de nuevas intervenciones, y el entrenamiento y capacitación de nuevos investigadores. 

Para más información sobre el cáncer visite el sitio Web del NCI en: http://www.cancer.gov/espanol, en Internet, o llame al Servicio de Información sobre el Cáncer al 1 800 422 6237 (1 800 4 CANCER).