CHIHUAHUA, Chihuahua 19-Jun .- En un giro inesperado, los líderes de los concesionarios de transporte decidieron desistirse del amparo que ya habían ganado en primera instancia contra la estatización de la línea tronca del Vivebús y cedieron al Gobierno del Estado el control del sistema.

De tal manera que la línea principal, que ostenta más de un centenar de camiones climatizados y con Internet, será manejada por el Gobierno de César Duarte, mientras que las dos rutas troncales seguirán en manos de los particulares.

De acuerdo con el área jurídica del Gobierno de Chihuahua la intermediación de Francisco Lozoya, presidente de la Coordinadora de Transporte Colectivo de Chihuahua, fue determinante para convencer a los concesionarios de apoyar el desistimiento, ante la imposibilidad de hacer frente al compromiso de mantener en buenas condiciones la ruta troncal.

Nicolás Juárez, vocero del Gobierno del Estado, reveló que la cercanía de Lozoya con la Confederación de Trabajadores de México ayudó a destrabar el asunto.

"En los días por seguir iremos retomando el control de las oficinas y de todo el esquema de de operación de la ruta troncal de Vivebús, que como se sabe, circula de sur a norte y de norte a sur", dijo Juárez.

El 25 de agosto de 2013 en Chihuahua arrancó el sistema Vivebús y con él las protestas de los usuarios por la falta de unidades y fallas en el cobro de las tarjetas.

Nueve meses después, el 14 de mayo, por considerar que el esquema no había logrado establecer un servicio eficiente y de calidad, el Gobierno estatal decretó retirar la concesión del Vivebús a los concesionarios y estatizar el servicio.


Advertisement

Con esta medida, la autoridad entró en un conflicto con los concesionarios quienes realizaron protestas y se ampararon.

Sin embargo, luego de poco más de un mes de conflicto ayer finalmente los dirigentes decidieron ceder a la estatización del Vivebús tras desistirse del amparo.

El desistimiento también impide que los concesionarios incrementen el costo de los pasajes, ya que el Gobierno estatal se compromete a mantener el esquema "6-2-0", es decir, de 6 pesos el viaje inicial, 2 pesos para el segundo y cero pesos para un tercer desplazamiento en el mismo sentido de la ruta.

Hay división

Maclovio Herrera, abogado de los concesionarios, consideró el desistimiento como una traición a los más de 300 concesionarios, por lo que anunció una estrategia de amparos individuales para revertir esta medida.

"El grueso de mis representados no están de acuerdo con este desistimiento, por lo que diseñaremos en los próximos días una estrategia de amparos individuales para combatir esta injusticia", dijo el abogado.