Click photo to enlarge
CIUDAD JUAREZ Autoridades locales iniciaron ya la remodelación del Mercado Juárez, que hasta hace años era un magneto turístico y vibrante, con la promesa de revivirlo otra vez.

El mercado, localizado en la avenida 16 de Septiembre y la calle Agustín Melgar, recibirá una 'manita de gato' en su entrada principal con un exterior renovado y una plaza.

La remodelación es parte de un proyecto multimillonario mucho más amplio que empezó el año pasado para restaurar los edificios históricos del centro, crear un distrito médico de turismo y construir un centro de convenciones en las inmediaciones del puente Paso del Norte, del lado mexicano.

Las autoridades y vendedores del mercado esperan que la renovación del mercado sea lo suficientemente atractiva para incrementar el flujo de clientes locales y atraer, de nuevo, a los turistas americanos que solían visitarlo antes de la ola de violencia relacionada con el narcotráfico en Juárez.

Sin embargo, algunos expertos dicen que la renovación por sí sola no será suficiente para atraer visitantes y estimular la economía de este ícono histórico. Dicen que se necesita un plan integran que incluya, no sólo la inversión gubernamental para seguir restaurando el edificio, sino el involucramiento de las personas y promoción del sitio también.


Advertisement

Manos a la obra

El miércoles el rugir de dos excavadoras y otro par de camiones se escuchaban frente al mercado, donde los visitantes podían escuchar música de mariachi y de conjuntos norteños hasta hace cinco años.

La maquinaria pesada empezó a levantar a principios de semana el asfalto y la banqueta poniente de la calle Agustín Melgar, que durante años sirvió como estacionamiento para los visitantes del mercado.

La calle será cerrada al tráfico vehicular y reemplazada con una plaza, árboles y bancas, de acuerdo con el proyecto en su primera de dos fases.

A la entrada del mercado, habrá un pasillo con columnas y pérgolas que servirán como vestíbulo al área de restaurantes, según muestra el proyecto.

El Director de Obras Públicas, Arcadio Serrano, dijo que la primera fase costó unos 320 mil dólares, los cuales fueron financiados por los gobiernos estatal y federal en partes iguales.

Los recursos vinieron al gobierno local a finales de diciembre, luego de meses de solicitar el financiamiento del proyecto que el Instituto Municipal de Investigación y Planeamiento (IMIP) tenía listo desde hace por lo menos dos años, agregó.

Serrano estimó que la primera fase será completada dentro de los próximos tres meses.

Dijo que los gobiernos local y estatal han empezado a trabajar este mes para atraer recursos federales para la segunda fase del proyecto, que consistirá en la edificación de un teatro al aire libre para eventos culturales, la remodelación de la calle norte del mercado y una nueva capa de pintura al edificio.

Serrano espera que la ciudad obtenga otros 320 mil dólares para completar el proyecto y la remodelación total concluya a más tardar en junio.

Esta será la primera remodelación considerable al mercado luego de una hecha durante la administración del ex alcalde Jesús Macías, a principios de los 90s, dijo José Luis González, dueño de dos tiendas de curiosidades.

"(Las autoridades) ya se habían tardado", expresó González, quien trabajado en el mercado los últimos 40 años.

Aunque desconocen a detalle el plan de remodelación, ya que no fueron considerados durante el proceso del proyecto, él y otros vendedores dan la bienvenida al apoyo de las autoridades, en particular, del gobierno local.

Serrano dijo que una de las preocupaciones principales del alcalde Héctor Murguía es restaurar el distrito histórico de la ciudad y sus edificios principales, como el mercado, para convertir la zona centro en un área donde los juarenses puedan trabajar, comprar y socializar.

"El alcalde quiere cambiar la imagen negativa de Juárez a una positiva. Piensa de Juárez como una gran metrópolis", dijo.

Sin embargo, no hay planes inmediatos al menos por parte de la ciudad para remodelar o arreglar la estructura de 70 años visiblemente decaída.

Vidrios rotos, paredes con pintura descolorida, puertas rotas, pisos de cemento y pasillos obscuros es el escenario dentro del edificio de dos pisos.

No hay calefacción ni aire acondicionado. Algunos comerciantes dijeron que hay goteras cuando llueve y problemas con el sistema de drenaje. Serrano dijo que los comerciantes son responsables de mantener el mercado.

"Nuestro objetivo es remodelar el exterior para que sea lo suficientemente atractivo para que la gente lo visite y así se reactive el mercado. Con eso, los vendedores podrán beneficiarse y tener dinero para invertir en el mercado", agregó.

Recuerdos de la bonanza

María Torres, dueña del restaurante El Mexicanito, añora los tiempos de buen ambiente en el mercado.

"No había lugar dónde sentarse", dijo apuntando al ahora desolado pasillo del área de comidas en el exterior del mercado.

Por décadas, hasta seis restaurantes solían servir a turistas, en su gran mayoría, comida mexicana y bebidas. Ahora, el restaurante de Torres es el único abierto.

"Como Juárez, hemos sufrido y batallado para sobrevivir", dijo al preguntársele cómo le ha hecho su restaurante para mantenerse con la falta de clientes.

La gente que trabaja en las oficinas de dentistas y médicos, bancos y otros negocios cerca del mercado han sido su clientela los últimos cinco años, explicó.

"Casi siempre tenemos órdenes para llevar", agregó Torres.

Los juarenses han sido los que han mantenido a los pocos vendedores en el mercado, la mayoría de ellos vendedores de arte folklórico, joyería y recuerditos, dijo la administradora del mercado, Martha Salgado.

Comentó que, cuando ella empezó a trabajar en el mercado hace ocho años, había hasta 207 establecimientos abiertos. Ahora, menos de 50 están ocupados y la mayoría de ellos abren durante los fines de semana.

Salgado dijo que el 99 por ciento de la clientela del mercado eran los turistas y clientes frecuentes estadounidenses. "Solían venir en camiones, en grupos a la vez", recordó.

Dijo que los clientes recurrentes eran soldados de Fort Bliss y residentes de El Paso y sur de Nuevo México así como personas de templos de todo Estados Unidos que visitaban Juárez para hacer servicio social.

Los comerciantes dijeron que el mercado comenzó a decaer de manera drástica luego de los ataques terroristas contra Estados Unidos del 9/11, que hizo los viajes transfronterizos tedioso con los largos tiempos de espera en los puentes internacionales y el nuevo requerimiento a los estadounidenses de tener un pasaporte. Sin embargo, la narco violencia desde el 2008 ha sido, para muchos vendedores, lo que trajo el comercio en el mercado a prácticamente paralizarse.

La crisis económica obligó a muchos comerciantes a cerrar, reubicarse o empezar otras ocupaciones. Los que todavía trabajan en el mercado sobreviven con las pocas ventas que obtienen de la clientela local.

"Un buen día para nosotros es hacer una o dos ventas", dijo Ignacio Ramos, quien ha sido un vendedor de artesanías los últimos 12 años.

Agregó que una venta puede ser tan pequeña como de 2 dólares por un llavero o vaso para shots de tequila y con suerte una grande de 50 dólares por una bolsa de piel.

Visión de corto alcance

Las autoridades y vendedores esperan que, una vez terminada, la remodelación del mercado incremente la afluencia de clientes locales y atraiga otra vez a los turistas americanos.

"Quizá sientan curiosidad de venir cómo quedó al final como cuando se terminaron de pintar los murales (ubicados en el exterior del mercado) hace dos años", dijo Jesús Martínez, otro vendedor de artesanías.

Pero la curiosidad no será suficiente para realmente reactivar la economía del mercado, dijo Hernán Ortiz, un académico de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y director de la organización civil Ciudadanos por una Mejor Administración Pública.

"Si la visión es realmente desarrollar la economía de ése y otros lugares del centro, el gobierno municipal necesita un plan integral que incluya el involucramiento de la ciudadanía y la promoción", dijo. "La remodelación del exterior del mercado es sólo para tomarse la fotografía de inauguración".

Serrano dijo que el gobierno local ha estado en pláticas con los comerciantes del mercado para promoverlo con eventos culturales y con darle continuidad a su restauración en un futuro cercano.

Pero Ortiz duda que eso suceda. Un nuevo alcalde y autoridades tomarán posesión en el otoño, por lo que aún se desconoce si le darán o no continuidad a los planes de restauración del centro y con eso la del mercado.

"Tenemos proyectos de gobierno a medio terminar por todo Juárez. ¿Qué nos habrá pensar que el plan del centro será terminado?", cuestionó.

Dijo que la única manera que el mercado y otros sitios históricos reviva es a través de la ciudadanía para rescatarlo y exigir a las autoridades que invierta en él.

Lorena Figueroa puede ser contactada en lfigueroa@elpasotimes.com; 546-6129.

Síguenos en Twitter en @somos_frontera