El Ceri (Centro de Respuesta Inmediata), debe quedar este año bajo control del Municipio o bajo control del Estado, pero lo que sí me queda muy claro es que su operación ya no puede ser desde el ámbito federal , dijo ayer el secretario de Seguridad Pública Municipal, Julián Leyzaola Pérez.

El funcionario municipal expresó que las directivas y las políticas de seguridad y comunicación que controlan al Ceri, vienen desde muy lejos.

Yo creo que el control deberíamos tenerlo desde aquí, porque quienes conocen la problemática local es el propio Gobierno del Estado y el propio Municipio, manifestó el jefe policial.

El Centro de Respuesta Inmediata (Ceri) lo manejan actualmente elementos de la Policía Federal una corporación que operará desde la Secretaría de Gobernación (Segob).

Indicó que en el pasado no había una política central, una verdadera coordinación entre ambas instituciones. En el pasado sexenio la Secretaría de Seguridad Pública Federal anduvo suelta, dando tumbos de un lado a otro.

Ya con anterioridad el secretario de Seguridad Pública Municipal, Julián Leyzaola, había criticado la operación del Centro de Respuesta Inmediata (Ceri 066) al que calificó como un organismo que no estaba a la altura de las necesidades de esta frontera.

Expuso que la operación del Centro de Respuesta Inmediata en Tijuana, es algo que nada tiene que ver con lo que ocurre en Ciudad Juárez.


Advertisement

En el mismo orden se habían expresado los integrantes de la Mesa Ciudadana de Seguridad, que consideraron que la operación efectiva de cámaras de vigilancia y el traspaso del Ceri 066 a las autoridades locales, es una deuda pendiente del anterior sexenio.

Los representantes ciudadanos fueron más allá al criticar la postura de Gobierno del Estado al no capacitar a personal para hacerse cargo del Centro de Respuesta Inmediata.

De acuerdo a reportes periodísticos, de los 150 agentes de la Policía Federal que originalmente operaban el Ceri, sólo existen unos 45 elementos que atienden uno de los instrumentos de seguridad en el que la ciudadanía exige una mayor sensibilidad, criticaron los representantes ciudadanos.