(Archivo El Paso Times)
Según estadísticas del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, ATF, aproximadamente el 68 por ciento de las armas de fuego localizadas en escenas de crímenes en México durante los últimos cinco años fueron rastreadas desde fabricantes o distribuidores estadounidenses.

Entre el 2007 y el 2011, las fuerzas policíacas mexicanas presentaron 99,691 peticiones al mencionado buró para realizar rastreos y 68, 161 de las armas provenían de fabricantes estadounidenses o habían sido importadas legalmente a los Estados Unidos por parte de distribuidores certificados.

Éste no pudo aclarar el origen del resto de las armas de fuego debido a insuficiente información sobre las mismas, sobre su procedencia y sobre cómo llegaron hasta México.

He aquí un desglose del total de armas recuperadas en México y rastreadas por ATF así como el número de armas de origen desconocido:

-2011: 20,335, U.S.; 14,504, origen desconocido.

-2010: 8,338, U.S.; 6,404, origen desconocido.

-2009: 21,555, U.S.; 14,376, origen desconocido.

-2008: 32,111, U.S.; 21,035, origen desconocido.

-2007: 17,352, U.S.; 11,842, origen desconocido.

El reporte de ATF en México no incluye la información sobre cuáles de las armas recuperadas fueron localizadas por la Operación Rápido y Furioso la cual permitió que armas adquiridas por contrabandistas y fueran introducidas a México en un intento por identificar y arrestar a los traficantes de armas.

ATF canceló la mencionada operación después de que el agente de la Patrulla Fronteriza Bryan Terry fue baleado mortalmente el 14 de diciembre del 2010 en Arizona cerca de la frontera con México. Un rifle relacionado con dicha operación se encontró cerca del cuerpo de Terry.

Recientemente, nuevas acusaciones amenazaban a ATF con otro escándalo propiciando que un senador de Estados Unidos solicitara una investigación.

Charles Grassley, senador estadounidense, quien había iniciado una investigación sobre Rápido y Furioso, señaló en una carta con fecha del 19 de diciembre y dirigida al inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, que un ex funcionario de ATF en Phoenix podría haber comprado un arma que las autoridades mexicanas presuntamente encontraron en la escena de un tiroteo ocurrido en noviembre en Sinaloa entre integrantes de un cartel de la droga y soldados mexicanos.

"El tiroteo cobró la vida de cinco personas incluyendo un miembro del ejército mexicano y una reina de belleza de Sinaloa", señalaba la carta de Grassley. Ésta también mencionaba que el arma presuntamente obtenida por el funcionario de ATF fue comprada el 7 de enero del 2010 pero el senador no tenía información sobre cómo ésta terminó en México.

"Su oficina (de Horowitz) necesita actuar rápidamente. Debe haber una explicación exhaustiva, independiente y pública sobre estos acontecimientos lo más pronto posible".

Entre el primero de enero del 2011 y el 31 de diciembre del 2011 ATF ubicó 15,058 armas recuperadas en Texas. Las tres principales ciudades en Texas en cuanto a recuperación de armas son: Houston con 3,034; Dallas con 2,463 y Corpus Christi con 502. La cifra de recuperaciones en El Paso no estuvo disponible.

"Utilizamos los recursos de rastreo de ATF para investigar el origen de las armas, periódicamente caso por caso , señaló Mike Baranyay detective del Departamento de Policía de El Paso. Nuestros investigadores también pueden revisar a través del sistema del Centro de Información Nacional del Crimen si un arma fue robada".

El Centro Nacional de Rastreo de ATF condujo 319,000 rastreos de armas durante el 2011 para la policía de Estados Unidos y de otros 110 países.

La cifra de rastreo de armas para el 2012 no estará disponible hasta mediados del 2013.

Diana Washington Valdez puede ser contactada en dvaldez@elpasotimes.com