En una imagen de archivo, el Alcalde de Juárez, Héctor Murguía Lardizábal, fue captado con estudiantes de la Escuela Primaria Sor Juana Inés de la Cruz, en
En una imagen de archivo, el Alcalde de Juárez, Héctor Murguía Lardizábal, fue captado con estudiantes de la Escuela Primaria Sor Juana Inés de la Cruz, en la colonia Fronteriza, en días pasados.. Según voceros municipales, Murguía Lardizábal despidió a un agente de la policía durante un evento efectuado en ese plantel. (Cortesía)
Después de cinco policías heridos y tres muertos en seis diferentes ataques en una semana, el alcalde Héctor Murguía Lardizábal sostuvo que son hechos aislados después del atentado en contra del último elemento el jueves en la noche en la colonia Josefa Ortiz de Domínguez.

El edil manifestó además que el agente no había muerto y que sólo presentaba lesiones.

Durante la celebración ayer de un evento público, con motivo de la presentación del libro sobre la obra social en el periodismo de don Arnoldo Cabada de la O, el edil respondió a la prensa las preguntas que le plantearon sobre este tema, pero fue parco al hablar sobre el mismo, coincidieron reporteros que cubren la agenda de la presidencia municipal.

Como se publicó, el jueves en la noche un Policía que arribaba a su hogar situado en el poniente de la ciudad fue lesionado con un disparo de arma de fuego, supuestamente por un hombre que lo agredió en el hombro.

Desde el 14 de diciembre en diferentes eventos, tres policías municipales resultaron lesionados cuando se enfrentaron a balazos con sujetos que los atacaron de manera sorpresiva desde un vehículo automotor adaptado para disparar desde su interior. Derivado de este evento las mismas autoridades presentaron a 12 detenidos.

En los días consecutivos, después de una semana, otros dos policías resultaron heridos y tres más murieron producto de seis diferentes ataques en contra de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.


Advertisement

El lunes pasado cuando el número de policías heridos y muertos se había incrementado, después del 14 de diciembre, Murguía hizo público que los agentes de la corporación serían encuartelados en las instalaciones de la Policía Federal, como ya lo habían estado en hoteles a principio del presente año.

Dos horas después se desistió de la decisión tomada pues admitió que se había precipitado y que después de una reunión con mandos de las diferentes instituciones y corporaciones de seguridad pública que operan en la ciudad, analizaron que las agresiones tienen sus origen en causas aisladas, directamente en contra de policías como personas, no así en contra de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal como institución.

Puso como ejemplo el caso de uno de los agentes asesinados que participó en el decomiso de un importante cantidad de drogas y otros que tienen que ver con la convivencia entre ellos .

Podemos asegurar que no es un ataque en contra de la Policía y por lo tanto no los vamos a encuartelar; simplemente vamos a reforzar todas las medidas al interior de la corporación , expuso el pasado 17 de diciembre.

Murguía argumentó que con el encuartelamiento de la Policía como ocurrió por primera vez a principios del presente año, estaría mandando el mensaje equivocado: contrario a la tesis de que la ciudad mantiene una tendencia de reducción de la incidencia delictiva.