La fiscalía del estado de Chihuahua informó este viernes que logró la captura de uno de los presuntos responsables del homicidio de ocho personas cuyos cuerpos fueron localizados el 25 de noviembre en la carretera Rosales-Satevó.

Oscar Fernando Ruiz Esparza Ontiveros, de 28 años, fue presentado como el presunto homicida. El sospechoso fue capturado en Hidalgo del Parral, donde supuestamente tenía varios domicilios.

En un comunicado de prensa, la fiscalía indicó que la identificación del presunto asesino se logró al cotejar las huellas dactilares que se encontraron en dos cartulinas cercanas a los cuerpos, con la base de datos del programa de Identificación Dactilar. Las cartulinas tenían mensajes en los que un grupo criminal se adjudicaba el crimen.

De acuerdo a la fiscalía, el sospechoso declaró ante el ministerio público que se dedica a vender marihuana y cocaína, además de trabajar para un grupo delictivo en Parral, Chihuahua.

En relación a los homicidios, refirió que a las 09:00 horas del viernes 24 de noviembre, recibió una llamada de su jefe para citarlo en un punto de la ciudad de Parral, donde otra persona lo esperaría para trasladarse a Jiménez a bordo de una camioneta Dodge Ram color guinda 4 puertas y que en el camino se incorporarían a un convoy integrado por varios vehículos.


Advertisement

El convoy era integrado por una camioneta Dodge Ram color gris, dos camionetas Dodge Ram color guinda cuatro puertas, una camioneta Chevrolet 4 puertas color blanco, una camioneta Chevrolet Avalanche color negro y un Crysler 300 C color gris, además que cada vehículo era tripulado por 3 a 4 personas, todos encapuchados con vestimenta y equipo táctico, portando cada uno arma corta y arma larga, así como con radio de comunicación.

La autoridad investigadora, cuenta con video grabaciones que captaron los momentos en que los presuntos delincuentes llegaron a bordo de varios vehículos a la calle Mariano Jiménez y Miguel Hidalgo de ciudad Jiménez, donde en forma violenta privaron de la libertad a varias personas que posteriormente fueron localizadas sin vida con signos de tortura, en el tramo Rosales-Satevó.

Durante el operativo de aprehension, la fiscalía decomisó un arma de fuego calibre .40 mm, 1 cargador de disco con 72 cartuchos útiles calibre 7.62 x .39mm; 34 cartuchos, 1 rifle de asalto calibre 7.52 x 39mm, 2 chalecos antibalas, 1 radio de comunicación, entre otras cosas.