El alcalde de Palermo, Leoluca Orlando, durante su presentación en Ciudad Juarez
El alcalde de Palermo, Leoluca Orlando, durante su presentación en Ciudad Juarez (Jesus Alcazar / SomosFrontera)
Ciudad Juárez no necesita sólo de la disminución de homicidios, sino de un cambio de mentalidad y la participación de toda su población, señaló ayer el alcalde antimafia , Leoluca Orlando, de Palermo, Italia, durante el arranque de la IV Cumbre de Valores y Cultura de la Legalidad Sumando Voluntades por la Paz.

Quien se desempeña por tercera ocasión como alcalde de Palermo, hizo un llamado a los jóvenes de Juárez para que confíen en su gobierno y alcen la voz contra los delincuentes.

El silencio de los jóvenes es dramático porque significa que no tienen la confianza en el sistema de gobierno, político, cultural significa que los jóvenes tienen miedo en un país sin futuro, pero tienen la esperanza de vivir en un país con un gran futuro , señaló.

Reconoció que en esta frontera se ha logrado un gran avance en el combate contra el crimen, al bajar los homicidios, pero recordó que no siempre cuando los homicidios bajan significa que se tiene la victoria.

No se puede cantar victoria cuando se habla de seguridad, porque nunca se puede tener la perfección; la seguridad es un camino , dijo al señalar tanto los delitos cometidos por el crimen organizado, como por la criminalidad hereditaria .

En Palermo los mafiosos son criminales hereditarios, contra la familia, el honor y la amistad, por lo que cuando mata lo hace dos veces, primero a las personas y luego a su sociedad, comentó.

Para el italiano, esta frontera necesita un cambio de mentalidad, porque no basta con el cambio de leyes o del sistema judicial.


Advertisement

Se necesita que la gente se sienta orgullosa de ser mexicana y que esté contra los mexicanos que pervierten a los buenos.

Los mexicanos deben tener el valor de avanzar, el que no tranza no avanza es una perversión, que debe olvidarse para recordar que un hombre de honor, que ama a su familia y amigos está contra la delincuencia.

Para lograr un avance se requiere de la participación tanto de las diferentes autoridades, como de los jóvenes, maestros, padres de familia, medios de comunicación y sociedad en general, apuntó.

La semana pasada un joven de 18 años mató en Palermo a una joven de su misma edad que defendía a su hermana, y los compañeros de los tres jóvenes fueron tres días a la escuela sin hablar. No era un mafioso, era un criminal hereditario, una perversión de valores, de un joven que quería conquistar el cuerpo de una chica , pero sus compañeros actuaron, recordó.

Dijo que en Palermo la mafia entendió que cuando mataba, la ciudadanía tenía una reacción muy fuerte, y no era conveniente, por lo que dejó de hacerlo, el mafioso le tiene miedo a la gente.

La cultura de la legalidad sin economía no es fuerte, por lo que se debe construir la confianza, hablar el mismo idioma y compartir los mismos valores.

Para Leoluca la familia es lo más importante para cambiar una sociedad, pero también lo son las autoridades. En Palermo todos los alcaldes fueron amigos de los mafiosos, uno incluso fue jefe de la mafia y al mismo tiempo mandatario de la ciudad, hasta que él decidió combatirla.

Ser unidos contra la ilegalidad significa hablar el mismo idioma y compartir los mismos valores y para combatir a los delincuentes que están fuera del crimen organizado se requiere no sólo de la Policía, sino psicólogos, financieros y otros expertos , dijo.