MONTGOMERY, Alabama, EE.UU. (AP) El gobernador de Alabama, Robert Bentley, dijo el viernes que está colaborando con líderes de la legislatura para clarificar y simplificar la rígida ley inmigratoria del estado.

Se trata de eliminar las cargas innecesarias sobre los residentes y empresas legales y proteger los servicios que brindan las iglesias a la vez que asegurarse de que todos los que trabajan en Alabama se encuentran legalmente en el estado.

Bentley dijo que espera tener el proyecto preparado para el próximo período de sesiones, que comienza en febrero.

La Alianza Empresaria de Birmingham y otras cámaras empresariales han dicho que la ley perjudica la imagen internacional de Alabama.

Horas antes, grupos defensores de los inmigrantes y los derechos civiles anunciaron una conferencia de dos días y una marcha en la capital de Alabama por la derogación de la ley de inmigración del estado.

La Convención Nacional de Inmigrantes dijo que a la reunión del 16 de diciembre asistirán dos dirigentes del movimiento por los derechos cívicos de los negros de los años 60. Hablarán sobre las experiencias de ese movimiento y cómo sirven para combatir la actual ley.

El grupo planea marchar el 17 de diciembre desde la legislatura estatal hasta la mansión del gobernador. Una vocera dijo que asistirán los presidentes de la NAACP, que lucha por los derechos de los negros; el Consejo Nacional de La Raza, de los hispanoestadounidenses; y del sindicato de empleados de servicios.